Desde el árbol hasta la pieza artesanal Una vez cortado un árbol seleccionado, se protegen las trozas con parafina para evitar su deterioro por deshidratación. Se las almacena a la sombra y se trata de trabajarlas sin demasiada demora. Puestas al torno, las partes son evaluadas por artesanos con gran habilidad artística, capacitados y experimentados en ese arte. La creación de cada pieza es un desafío pero a la vez un deleite, ya que en el proceso de torneado se van descubriendo los exquisitos diseños formados por los anillos de crecimiento del árbol que resultan de décadas de existencia bajo los ciclos de las estaciones secas y lluviosas.


Las especies de madera

Trabajamos con Morado (Machaerium scleroxylon) y Tipa (Machaerium angustifolium), árboles que frecuentemente llegan a los 100 años de edad.  Pero también con Tarara Amarilla (Centrolobium microchaete) y Paquió (Hymenaea courbaril), además de varias otras especies consideradas como “maderas de construcción”, rara vez utilizadas en artesanía artística.


En Alta Vista promovemos la capacidad que tienen los bosques de regenerarse naturalmente mientras se encuentren protegidos y adecuadamente manejados.  A través de ciclos de corta de 35 años y de métodos de extracción poco invasivos tratamos de asegurar el potencial productivo y la permanencia de las especies para el largo plazo.  Honramos el privilegio de trabajar con esta herencia natural de árboles longevos y valiosos, los cuales actualmente son un patrimonio casi exclusivamente de Bolivia, ya que varias especies han casi desaparecido de los países vecinos.